lunes, 21 de mayo de 2012

Soro Zuri. Udaberria II

Zapelaitza / Busardo ratonero 

  El mes de abril fue especialmente lluvioso este año. No así los primeros días de mayo, que olían ya un poco a verano. Pero este fin de semana el agua ha regresado, acompañada de viento y frío. Otra buena ocasión para visitar la parcela donde tengo instalado el hide. Nada mas llegar al lugar me he dado cuenta que había unos pollitos de Herrerillo común piando y danzando por el comedero. No debía de estar lejos el nido. También aparecieron una pareja de Carboneros palustres acompañados de sus respectivos descendientes. Primavera, época de cría, como no podía ser de otra forma.
  Durante toda la víspera había estado lloviendo, y no parece que hoy, domingo, fuera a cambiar la cosa. Al cabo de dos horas y media de aguardar sequito en el hide, contemplando la ceba de las crías y las visitas de varios Arrendajos, aparece un empapado Busardo ratonero. Tras una mirada general a la comida, regresa al bosque, que en estos días presenta ya un follaje verde intenso. Minutos mas tarde vuelve la rapaz, esta vez con intenciones de quedarse a comer.
   No para de llover; y su plumaje lo sufre. Después de haber saciado el apetito, salta al palo-posadero (ver foto superior) que lo tiene encima, donde termina de asearse el pico (lo frota contra la superficie del palo, y luego introduce una uña en la parte superior del pico, a modo de palillo), y despega de nuevo hacia la arboleda.
 Posteriormente aparece el vecino del terreno de enfrente, momento que aprovecho para recoger los bártulos y bajarme a casa, a comer con la familia.


Zapelaitza / Busardo ratonero

Zapelaitza / Busardo ratonero
Erroia / Cuervo

Amilotxa bere kumeak elikatzen
Ceba de Herrerillo común

video


Eskinosoa / Arrendajo

Txinbo kaskabeltza (arra) / Curruca capirotada (macho)

Garrapoa / Trepador azul

Zapelaitza / Busardo ratonero



martes, 8 de mayo de 2012

Erlatxoriak

Erlatxoriak / Abejarucos



   Llegaron los abejarucos (Merops apiaster). Desde algún lugar del continente africano. Como siempre con la intención de pasar unos meses de buen tiempo, donde la abundante comida les permitirá sacar una nueva nidada con la que aumentar la prole, y asegurar la continuidad de la especie. Los genes mandan. El entorno y la selección natural hacen el resto.
    El pasado verano los vi de cerca por primera vez en Extremadura, en una visita a esa maravillosa tierra de manos del buen amigo Juan Avalos. Algunas fotos pude hacerles, pero únicamente posados en cables, y desde el coche. Esta vez los iba a retratar (ademas de disfrutar de su presencia) en tierras navarras, mas cerquita de casa.
    Para ello me dirigí al encuentro de mis amigos que me aguardaban cerca de la zona previamente localizada (no pude partir con ellos pues habitualmente trabajo los sábados por la mañana). Al poco rato de montar los hides (el posadero había sido colocado la víspera) aparecieron ante nuestros objetivos varias parejas de abejarucos. Las aves se dedicaban a cazar insectos al vuelo y de cuando en cuando horadaban en el talud lo que posteriormente sería su nido: un orificio circular de unos 10 cm de diámetro y mas de un metro de longitud. En su parte final una cámara mas amplia albergará los blancos huevos de donde surgirán las crías. Allá por septiembre, regresarán de nuevo a sus cuarteles de invierno.